La seguridad ya no es una opción

Los avances  tecnológicos que estamos viviendo son vertiginosos, y uno de los principales responsables de esta aceleración ha sido sin lugar a dudas, Internet. La rapidez y facilidad de comunicación hace que el conocimiento se transfiera más deprisa y por tanto los cambios sean cada vez más rápidos.

Internet ha supuesto una auténtica revolución.

Gracias a la banda ancha, la capacidad de la empresa para hacer crecer el negocio ha crecido de forma exponencial en los últimos años.

La inmediatez en las comunicaciones, gracias al correo electrónico, nos da agilidad y oportunidad de
crecimiento. Pero, como siempre sucede, existe otra cara en la moneda.

Uno de los valores principales de la empresa reside en la información, por tanto la protección de la misma
debe ser una de nuestras prioridades.

 

La historia nos ha demostrado que la vida es una constante evolución en todos los sentidos y que sólo los que

son capaces de adaptarse al cambio son capaces de sobrevivir. Debemos proteger de modo adecuada todas las puertas de nuestro negocio, tanto las físicas como las virtuales.

Los delitos y los delincuentes han existido siempre, pero lamentablemente ellos también tienen acceso a los avances tecnológicos, lo que les permite imperar desde la distancia y el anonimato. Nos encontramos ante antiguas amenazas que evolucionan adaptándose a los nuevos medios, del mismo modo los sistemas de protección y seguridad también deben adaptarse, lo que hace que la seguridad de la información haya dejado de ser hace años una opción para convertirse en una necesidad o tal vez deberíamos decir una obligación.

 Los nuevos ciberdelincuentes se están perfeccionando cada vez más en ingeniería social.

Existe un mercado negro de códigos maliciosos, de forma que cualquier persona con unos conocimientos
mínimos de informática y gracias a un asistente, como el que podemos encontrarnos al instalar cualquier
aplicación, puede crear un programa  de tipo malware, capaz de espiarnos mientras trabajamos, robarnos
información de claves y otros datos sensibles o cifrar toda la información de nuestro sistema informático para luego pedir un rescate, entre otras muchas cosas.

Esta facilidad hace que, ciberdelincuentes con altas habilidades sociales y no necesariamente muchos

conocimientos técnicos, sean capaces de crear mensajes electrónicos lo suficientemente creíbles como para  inducirnos a abrir un adjunto o clicar en un enlace que descargará un código malicioso en nuestro ordenador, haciendo bueno aquel dicho de “la curiosidad mató al gato”.

Actualmente el malware que mayores daños está causando son los denominados criptovirus, capaces de cifrar nuestros datos haciendo imposible el acceso a nuestra información. Estamos en nuestra oficina pero alguien ha puesto una cerradura en los despachos y no podemos entrar.

Los secuestradores piden un rescate que debe pagarse a través de monedas virtuales de muy difícil rastreo.

El pago del rescate no garantiza la recuperación de los datos y lo único que hace es alentar a los cibercriminales para seguir con su actividad.

Por ello, una buena política de copias de seguridad puede marcar la diferencia entre la supervivencia o el cierre de una empresa que ha sufrido un incidente de seguridad.

Desde las empresas de tecnología profesionales, llevamos ya varios años involucrados en tareas de sensibilización y protección de los sistemas informáticos de nuestros clientes. Disponemos de productos y
servicios que incrementan la seguridad, de forma que nuestros clientes puedan beneficiarse de todos los
avances tecnológicos, a la par que disponen de las medidas de seguridad más adecuadas con el mínimo impacto posible para el trabajo diario.

No obstante todas las medidas de seguridad que se pongan serán siempre pocas si no sensibilizamos a las
personas. El mayor peligro es el desconocimiento; el convertirnos en víctimas de la ingeniería social y, sin ser consciente de ello,  estemos abriendo las puertas de nuestra casa a los cibercriminales.

Hoy por hoy la puerta de entrada número uno de malware es el correo electrónico que recibimos, por eso es muy importante prestar atención a los pequeños detalles de los mensajes que recibimos, como la dirección de remitente del correo electrónico, la redacción del mensaje (faltas de ortografía, errores gramaticales,..), si esperamos la recepción del mismo,… y en caso de duda siempre preguntar antes de abrir cualquier correo extraño o no esperado.

Debemos tener presente que un correo con malware puede venir suplantando la identidad de otra persona o entidad que puede ser conocida, por eso hay que prestar más atención si cabe. En las últimas semanas un
correo electrónico que suplanta la identidad de correos y nos envía a descargar una carta certificada, está
causando estragos en muchas empresas, que de la noche a la mañana se encuentran si acceso a sus ficheros.

De modo general siempre deben tenerse en cuenta estos consejos de seguridad.

 

1. Antes de entrar a la web del banco cierra todos los navegadores que puedas tener abiertos y abre uno
nuevo para acceder al banco.

2. Para hacer uso de la banca electrónica u otros servicios online donde se realicen o puedan realizar
transacciones económicas y/o de datos confidenciales e importantes, utiliza siempre ordenadores de
confianza con software original y siempre actualizado. No accedas a este tipo de servicios de tu banco
desde ordenadores públicos, o que estén conectados a redes wifi públicas.

3. Escribe directamente la dirección en el navegador, en lugar de llegar a ella a través de enlaces
disponibles desde páginas de terceros o en correos electrónicos.

4. MUY IMPORTANTE: ningún banco envía por correo electrónico solicitudes de datos personales del tipo
nombre de usuario y contraseña. Si recibes un correo de este tipo, NUNCA facilites ningún dato y
contacta inmediatamente con tu banco para advertirles.

5. Mucho cuidado con los archivos adjuntos y los enlaces sospechosos, y recordad en caso de duda
siempre preguntar antes de abrir.

6. Para asegurar la continuidad del negocio es imprescindible contar con una copia de seguridad externa
y actualizada, fuera de nuestras instalaciones. En caso de infección con virus cryptolocker es la única
solución para poder recuperar nuestra información. Tened en cuenta que la copia local podría resultar
también infectada, por lo que la única solución para salvar nuestros datos es tener una copia totalmente desconectada.

 

Fuente:www.proconsi.com

CEO en Nethive Soluciones Informáticas, apasionado de los sistemas y un soñador con la idea de la relación honrada entre cliente y proveedor.

 

Acerca de

Nethive es una consultora tecnológica independiente especializada en la prestación de servicios informáticos con amplia experiencia en el sector de las telecomunicaciones.

En este blog nuestros técnicos publican información relevante sobre la industria tecnológica internacional, imprescindible para conocer, por ejemplo, ciberataques y riesgos que puedan comprometer la seguridad de su empresa.

Solicitar presupuesto sin compromiso

Ofrecemos servicios informáticos que ayudarán a su empresa a ser más eficiente, efectiva y competitiva. Si cree que podríamos encajar en sus necesidades, deje que nos pongamos en contacto.